skipnavigation

Combinando los viajes de negocios y de ocio

Un repaso cuantitativo al fenómeno del bleisure 
Julio de 2016

 

El reciente progreso tecnológico ha cambiado el modo en el que trabajan las personas. Los dispositivos móviles e internet permiten contar con conexión ininterrumpida con el mundo exterior y los empleados pueden pasar del trabajo a las actividades personales y viceversa varias veces al día. El mix entre trabajo y tiempo personal tiene un impacto cada vez mayor en las operaciones empresariales. En este documento estudiamos el bleisure, aquella situación en la que un empleado añade días personales (ocio) a su viaje de negocios. 

 

 

Para la realización de este estudio hemos analizado un set de datos correspondientes a transacciones aéreas correspondientes a viajes de negocios reservados por Carlson Wagonlit Travel (CWT) en todo el mundo entre 2011 y 2015. La mayoría de los resultados están basados en un subset de 7,3 millones de vuelos tomados por 1,9 millones de viajeros de negocios durante 2015.

 

Nuestra definición de bleisure precisa una noche de estancia de sábado en el destino al principio o al final del viaje, o ambos. Utilizando esta definición, hemos visto que cada año un 20 % de los viajeros realiza viajes de bleisure y que estos suponen el 7 % del total de viajes de negocios.  Estos valores se han mantenido prácticamente iguales desde 2011, lo que indica que no estamos hablando de un fenómeno nuevo.

 

Nuestro análisis indica que en el 46 % de los casos de viajes de bleisure, los días personales se disfrutan al final del viaje, en el 34 % al principio y en el 20 % tanto al principio como al final del viaje.

 

Para la realización de este estudio hemos analizado un set de datos correspondientes a transacciones aéreas correspondientes a viajes de negocios reservados por Carlson Wagonlit Travel (CWT) en todo el mundo entre 2011 y 2015. La mayoría de los resultados están basados en un subset de 7,3 millones de vuelos tomados por 1,9 millones de viajeros de negocios durante 2015.

 

Nuestra definición de bleisure precisa una noche de estancia de sábado en el destino al principio o al final del viaje, o ambos. Utilizando esta definición, hemos visto que cada año un 20 % de los viajeros realiza viajes de bleisure y que estos suponen el 7 % del total de viajes de negocios.  Estos valores se han mantenido prácticamente iguales desde 2011, lo que indica que no estamos hablando de un fenómeno nuevo.

 

Nuestro análisis indica que en el 46 % de los casos de viajes de bleisure, los días personales se disfrutan al final del viaje, en el 34 % al principio y en el 20 % tanto al principio como al final del viaje.

 

Hemos establecido que el porcentaje de viajes de bleisure o ratio de bleisure depende de la categoría demográfica del viajero:

  • Las viajeras son más propensas a hacer viajes de bleisure que los hombres: obtuvimos un ratio del 8,5 % para las mujeres y del 6,8 % para los hombres.
  • Los viajeros más jóvenes son significativamente más proclives a realizar viajes de bleisure: para los viajeros de entre 20 y 25 años el ratio ronda el 15 %.
  • Los viajeros frecuentes son los menos proclives a realizar viajes de bleisure: el ratio es inferior al 5 % para la mayoría de los viajeros frecuentes.

 

También nos hemos dado cuenta de que la probabilidad de realizar un viaje de bleisure se incrementa con la distancia entre las ciudades de origen y destino: los viajes intercontinentales tienen ratios más de tres veces superiores, de media, que aquellos medidos en las rutas domésticas.

 

Estos resultados son un avance de nuestro conocimiento del fenómeno bleisure y pueden ser utilizados por los profesionales de la industria de los viajes para anticipar y atender mejor las necesidades de los viajeros de negocios.

 

Descárgate el libro blanco para seguir leyendo más información sobre el tema:

 

Descargar