skipnavigation

Tecnologías para ir muy lejos  
 

El mundo de los viajes está altamente influido por las nuevas tecnologías y las innovaciones que en él se producen son continuas. ¿Qué nos depara el 2018?
Septiembre de 2017

 

En la actualidad, la biométrica, la robótica, la realidad aumentada y la tecnología ponible ya forman parte de los desplazamientos. Los aeropuertos están cultivando un nuevo ecosistema en torno al internet de las cosas para favorecer las eficiencias operativas gracias a la comunicación multicanal entre sus instalaciones, los viajeros y los proveedores de servicio.

 

Pero estos cambios son solo la punta del iceberg de lo que nos espera. En 2018 distintos desarrollos tecnológicos van a seguir transformando el universo de los viajes.

 

 

Inteligencia artificial = big data + aprendizaje automático

Considerada por muchos el invento que más cambios ha generado del mundo, la inteligencia artificial o IA puede definirse como la habilidad de las máquinas para llevar a cabo tareas rutinarias de forma ‘inteligente’. El big data no es más que una gran cantidad de datos. La IA es lo que permite a las máquinas procesar esa multitud de datos, encontrar patrones y, gracias a algoritmos que imitan el razonamiento humano, realizar tareas que antes requerían de la intervención humana para llevarse a cabo.

 

Los expertos creen que la IA será capaz de automatizar ciertos aspectos de los viajes de negocios de forma más rápida que los de ocio gracias a los datos contenidos en el perfil de los viajeros, los parámetros del programa de viajes y los patrones de viaje recurrentes. La IA no es algo nuevo, el motor de búsqueda de Google es un ejemplo, no obstante, está creciendo y mejorando exponencialmente: no hay más que ver los aumentos en el precio basados en las predicciones de la demanda de Uber. Por ahora, la IA está todavía limitada por los conjuntos de datos y su habilidad de razonamiento haciendo que la intervención e influencia humanas sigan siendo importantes, pero el avance es imparable.

 

 

 

Cadena de bloques

La cadena de bloques es la tecnología que está detrás de la moneda virtual Bitcoin, pero su potencial se extiende más allá de la misma. Registro gigante y virtual de transacciones y acuerdos, la cadena de bloques es una base de datos que contiene información encriptada en la que los usuarios pueden permanecer en el anonimato. Se considera que es segura ya que la información no puede ser modificada, eliminando la necesidad de una autoridad única que posea, procese o almacene los datos.

 

Las compañías aéreas, los grupos hoteleros, las agencias y otros públicos de interés dentro de la industria de los viajes están viendo si esta tecnología puede ser adoptada para facilitar y gestionar las transacciones, particularmente aquellas en las que están implicados varios países y monedas. Las bases de datos de la cadena de bloques pueden ser públicas o privadas y la información se repite en una red de ordenadores dificultando el pirateo. En la industria de los viajes, la aplicación más plausible de la tecnología de la cadena de bloques es en las soluciones de pago, pero la falta de estándares y protocolos, junto con la aprensión sobre sus capacidades nobeles e inciertas limitaciones podrían ralentizar su adopción.

 

 

 

Chatbots

Capaces de procesar la información 100 veces más rápido que los humanos y con potencial para obtener resultados mejorados, los chatbots son interfaces conversacionales –de voz o texto­– alimentadas por la IA. Se espera que transformen el modo en el que los clientes interaccionan con las empresas. Si bien las organizaciones han venido utilizando las apps móviles para generar una conexión más más eficiente y personalizada con su público objetivo, los chatbots podrían ser una alternativa más capaz e independiente desde el punto de vista de los proveedores.

 

Cuando los chatbots despeguen, los proveedores de viajes necesitarán sopesar cuidadosamente el mejor modo de implicar a sus públicos ya que las páginas web y apps que les mantenían en contacto con los viajeros podrían quedarse obsoletas pronto. Chatbots inteligentes, activados mediante voz y sustentados en la IA, como Siri de Apple, están cobrando cada vez mayor popularidad. En un entorno B2B, la integración del sistema de soporte con un chatbot será crítico para aquellas empresas que deseen mejorar el servicio. Hoy en día la mayor parte de los chatbots son demasiado básicos para ofrecer un valor tangible, pero su avance, sustentado por importantes desarrollos que buscan proporcionar resultados significativos, es imparable.

 

 

Fuentes: Forbes, Huffington Post, Quora y Skift.